Si bien los gusanos informáticos, los virus troyanos y el software espía tienen en común que pueden recabar los datos de un dispositivo sin que su usuario se dé cuenta, existen importantes diferencias entre estos tipos de software. Una de ellas es que, mientras que los primeros dos tipos requieren un conocimiento avanzado de computo, el último está disponible para el público en general.


Gusanos Informáticos y Virus Troyanos

Virus Troyanos

Un gusano informático es un tipo de software malicioso que puede multiplicarse automáticamente a través de una red de sistemas operativos. Es decir, una vez que se ha liberado en una red, no depende de una persona para multiplicarse. Los gusanos informáticos pueden ralentizar una conexión a Internet y afectar distintas funcionalidades de un equipo.

El software troyano es un tipo de virus que necesita de una persona, usualmente un hacker, para introducirse en un equipo. Comúnmente, este tipo de software se presenta en Internet como un archivo inocente. Un troyano podría estar disfrazado como una imagen, un video, un documento de texto o incluso un videojuego. Sin embargo, en el momento en que se accede a un archivo con un virus troyano, un programa escondido comienza a actuar en el dispositivo que lo ha activado. Además de poder controlar varias funciones de nuestros equipos, un archivo troyano también permite al atacante recabar la información delicada que almacenamos electrónicamente. Frecuentemente, este tipo de software se usa con fines maliciosos como el robo de tarjetas de crédito o el robo de identidad.


¿Qué es el Software Espía Comercial?

A pesar de que se puede usar un software troyano para fines legales, como el vigilar a sus hijos menores o monitorear los dispositivos de su empresa, su uso requiere un avanzado conocimiento técnico equiparable al de un hacker. Por otro lado, un software espía comercial está diseñado para ser accesible a una gran cantidad de personas. Este tipo de software es capaz de obtener información de distintas funciones de un teléfono móvil sin necesidad de conocimientos de expertos. Esto incluye mensajería instantánea, registro de llamadas, ubicación GPS, cámara y más. El monitoreo ofrecido por este tipo de software se puede hacer de manera remota y discreta.

El contar con una suscripción a un software espía comercial permite a casi cualquier persona convertir un dispositivo móvil en una poderosa herramienta de espionaje o vigilancia. Además de esto, si su aplicación viene de una compañía confiable, puede estar seguro de que los datos recabados están siendo protegidos y que sólo usted puede acceder a ellos.

Software Espía Comercial mSpy

Todo lo que se necesita para poder usar un software espía es realizar una rápida instalación en el dispositivo objetivo antes de comenzar el monitoreo. A diferencia de un troyano, el software espía suele instalarse directamente en el equipo que se quiere vigilar.

Una vez realizada la instalación inicial, no es necesario que el usuario de estos programas tenga más acceso físico al dispositivo monitoreado. Ya sea que se haga notificando al usuario o en modo invisible, el software espía envía automáticamente la información a una plataforma virtual a la que sólo puede acceder el cliente del servicio de monitoreo.

Como se dijo anteriormente, un software troyano puede ser utilizado para los mismos fines legales para los que se usa el software espía comercial, para cuidar a su familia y para monitorear los dispositivos de su empresa, la gran diferencia es que hacer esto con una aplicación comercial confiable es algo que puede realizarse en cuestión de minutos y que no requiere de avanzados conocimientos técnicos.

Conseguir mSpy

Probar mSpy gratis